El declive demográfico

Resumen

La superpoblación de la Tierra es una amenaza que han recogido diversas teorías, desde antiguo. Hay documentos que muestran preocupación por el exceso de población humana hace más de 1.800 años y hace 200 el clérigo Thomas Malthus predijo una rápida insuficiencia de los recursos disponibles por exceso de población. A la vista de un peligro que parecía obvio, desde las condiciones socioeconómicas y demográficas de cada época, no es raro que algunos hayan visto pestes, hambrunas y guerras como “necesarios” dispositivos de regulación de las poblaciones humanas.

Sin embargo, ninguna de las predicciones catastróficas se ha producido (aunque siempre se pueda apelar a un futuro en el que cualquier mal encontrará su oportunidad), e, incluso, si bien la población mundial sigue creciendo, cuando se observa en cada país se constata que lo que viene sucediendo en los últimos 60 años, más o menos, es que cada vez más nuestras sociedades, no sólo las más avanzadas, tienden a reducir su natalidad de manera que la ratio “hijos nacidos por mujer” es inferior a la de reposición, que debe superar ligeramente el valor 2, para garantizar que cada individuo, por término medio, será reemplazado por otro, como mínimo.

Por tanto, si esta tendencia, que se extiende por el mapa como una mancha de aceite, sigue progresando, lo que sucederá es que llegará un momento en el que el cambio del tamaño de la población mundial será negativo.

Esto es lo que intentan poner en evidencia algunos estudiosos, como, por ejemplo, Darrell Bricker y John Ibbitson con su “Empty Planet”, aquí un enlace al original en inglés:

O “El planeta vacío”, en español:

Sea como sea, los gráficos que presentamos en este artículo recogen los datos de una serie del Banco Mundial sobre la tasa de reposición, que hemos reelaborado del siguiente modo:

 

  1. Para cada país, hemos tomado el año en el que entra en declive demográfico (tasa de reposición de 2 hijos nacidos por mujer o menos), del que después no ha salido. Por tanto, no es el año en el que entra en zona de declive por primera vez, si se ha recuperado en algún momento posterior, sino el año a partir del cual nunca ha vuelto a recuperar la posición de reposición superior a 2. Este año de entrada sin retorno en zona de declive está representado en el eje horizontal de los gráficos. Por ejemplo, España entró en zona de declive en 1982; Finlandia, mucho más precoz, lo hizo en 1968. Se puede ver la tabla de datos al final del artículo.
  2. En segundo lugar, y esto se representa en el eje vertical, hemos tomado el PIB per cápita a precios constantes de 2010 en el año de entrada en la zona de declive, para cada país. Por ejemplo, España tenía un PIB per cápita en 1982 de casi 17.500$, mientras que Finlandia tenía ya en 1968 algo más de 15.000$.
  3. Por último, y esto es lo que distingue a los dos gráficos, tomamos,
    1. por un lado, el último PIB per cápita publicado por el Banco Mundial, el de 2019, para cada país, que está representado en el volumen de las esferas del primer gráfico. Así, vemos cómo Suiza, que no era el que tenía una cifra más alta en el momento de su entrada en zona de declive, sí es el que alcanzó un nivel bastante superior y el más alto en el grupo de países representados, en 2019, con casi 82.000$,
    2. y, por otro lado, un índice de crecimiento, que resulta de dividir el crecimiento total entre el año de entrada en declive y 2019 por el número de años que media entre ambos. En este gráfico se ven tamaños muy diferentes de las esferas, si se compara con el anterior, pues aquí es China el país con mayor volumen, con amplia ventaja sobre el siguiente, que es Colombia.

Los países representados en los gráficos

En los dos gráficos, hemos representado 20 países, entre los 29 que han entrado en declive demográfico. Hemos seleccionado aquellos que destacan o bien por un PIB per cápita más grande o por un mayor cambio del mismo. Ampliaremos los datos en sucesivos artículos para ver, por ejemplo, qué peso tienen estos 29 países en el mundo, tanto en población como en producto interior bruto y daremos algunos datos evolutivos que podamos relacionar con la natalidad.

El PIB per cápita en el año inicial del declive demográfico

Como vemos en los gráficos, 6 de los 20 países representados (30%) tenían un PIB per cápita de menos de 10.000$ el año de inicio de su declive demográfico, en tanto que 5 (25%) estaban por encima de 40.000$.

Los países que entraron en declive demográfico de forma más temprana (los que están del lado izquierdo del gráfico, antes de 1980), tienen, en promedio, un PIB per cápita (sin tener en cuenta la población) inferior a los que lo hicieron más recientemente (en el lado derecho del gráfico, desde 2000 en adelante), unos 5.000$ menos. Por tanto, los más precoces necesitaron menos progreso económico y están mayoritariamente en Europa, con Canadá, Australia, Japón y Singapur como países no europeos.

Los que entraron en declive de forma más tardía son, con la excepción de Francia, no europeos, y con las excepciones adicionales de EEUU y Nueva Zelanda, países en vías de desarrollo.

En medio, hay una serie de países con un PIB per cápita promedio claramente más bajo que los dos grupos anteriores, pero con una dispersión interna considerable, pues integra países como Suecia, que ya tenía un PIB de más de 35.000$ inicialmente, y Corea, que apenas alcanzaba los 5.000$ o China, que no llegaba a 1.000$. En ese grupo estaba España, con algo más de 17.000$.

Esto indica que los países que se han incorporado más recientemente a los de natalidad baja han alcanzado, por término medio, un PIB más alto que los más precoces o, aventurando una hipótesis razonable, han necesitado más desarrollo económico.

Dejando al margen a EEUU, que encierra una gran variedad interna (California o New York, por ejemplo, frente a cualquier estado de la américa profunda) y a Francia, que ha sostenido políticas activas de natalidad durante años, encontramos en este grupo países ricos por el petróleo, como los Emiratos y Qatar o, en menor medida, Nueva Zelanda, y algunos países que despuntan en el desarrollo latinoamericano, como Brasil, Chile, Colombia y Uruguay.

Es posible que en estos países hayan intervenido factores culturales, sobre todo los relacionados con el papel de la mujer en la familia y en la sociedad (caso de los países árabes) y de su incorporación al trabajo y a la autonomía económica.

Países, natalidad y PIB per cápita actual

Países, natalidad y PIB per cápita actual

 

Países, natalidad y crecimiento del PIB

Países, natalidad y crecimiento del PIB

Artículos recomendados

Superpoblación Humana

Fecundidad de Reemplazo

Libros recomendados