La Encriptación y el Cifrado de Datos

A medida que el mundo se vuelve más dependiente de las tecnologías digitales, las personas, las empresas y los estados se enfrentan a una gama cada vez mayor de «amenazas cibernéticas«.

Estas amenazas son reales y pueden representar riesgos significativos para la seguridad y protección de las personas, pero también para el derecho a la privacidad y la confianza en el entorno digital.

Pero las respuestas a las amenazas cibernéticas son diversas, unos países son más restrictivos que otros. El mapa que presentamos permite ver una panorámica de los enfoque adoptados en distintas regiones del planeta.

¿Por qué se persigue el cifrado de datos?

Durante años, las autoridades federales en EEUU han librado una guerra contra la distribución pública y el uso comercial de la tecnología de cifrado, sobre la hipótesis de que el cifrado podría proteger a terroristas, traficantes de drogas y otros criminales.

Lo cierto es que esto contrasta con reglas muy arraigadas en las sociedades modernas, como la inviolabilidad del correo postal, que, además, podría estar cifrado, porque a nadie se le impide hacerlo.

Esto plantea inquietudes a muchas personas, aunque a muchas otras les tranquiliza saber que las autoridades no pierden el control sobre las comunicaciones en un universo como el digital.

Es una disputa que se mueve en el eje seguridad-libertad, que, realmente, tiene vigencia en la organización social desde siempre.

La ONG Global Partners Digital informa en su web sobre niveles de prohibición de encriptación en los diferentes países y aquí reflejamos esos datos en el mapa que acompaña a este artículo.

 

Los 7 niveles de legislación

  1. Derecho general al cifrado

La legislación nacional establece un derecho general por el que las personas pueden utilizar o no productos y servicios de cifrado de datos.

  1. Nivel de cifrado mínimo o máximo obligatorio

La legislación nacional marca unos estándares mínimos o máximos para los productos y servicios de cifrado de datos.

  1. Requisitos de licencia o registro

La legislación nacional exige que los proveedores o los propios usuarios de productos o servicios de cifrado tengan licencia o estén registrados de alguna manera.

  1. Controles de importación y exportación

La legislación nacional establece limitaciones o condiciones sobre la importación o exportación legal de productos o servicios de cifrado.

  1. Obligaciones de los proveedores de ayudar a las autoridades

La legislación o política nacional exige o en algunos casos solicita a las entidades privadas que colaboren con las autoridades gubernamentales para acceder al contenido de las comunicaciones cifradas.

  1. Obligaciones de las personas de ayudar a las autoridades

La legislación nacional prevé que las autoridades estatales puedan exigir a los ciudadanos la colaboración para descifrar las comunicaciones cifradas.

  1. Otras restricciones

Entrarían aquí todas las demás limitaciones de los gobiernos hacia el derecho de cifrado de datos de los ciudadanos y las organizaciones.

Mapa de la encriptación y el cifrado de datos

Mapa de la encriptación y el cifrado de datos

 

¿Qué nos muestra el mapa de restricciones mundial actual?

Allí donde hay legislación específica, lógicamente, hay restricciones, pero son muy diferentes según los países. Los que no tienen aún restricciones es porque la cuestión que aquí nos ocupa no ha sido regulada.

La mayor libertad, por ausencia de restricciones, en el conjunto de países donde sí hay regulación, se observa en EEUU y Canadá, como gran área norteamericana (que no incluye a México) y en muy pocos (y pequeños) países europeos, algunos africanos y muy pocos en Asia.

En la mayor parte de Asia las restricciones son severas, y esa mancha de aceite llega a Europa a través de la vasta extensión Rusa. Buena parte de los países europeos, incluyendo Reino Unido, Francia y Alemania, se halla en la zona intermedia de restricciones. Europa, con todo, ha regulado relativamente poco, fuera de estos tres grandes países, y en el área de no regulación encontramos a otros países importantes como Italia o España.